Incentivos y cumplimientos, los frentes para avanzar hacia la masificación de la conectividad
Gestión

09/May/2022|Prensa|

Rafael Muente, presidente de Osiptel, reconoció que aún existen una serie de problemas relacionados a conectividad en el Perú.

Nota original publicada en Diario Gestión
Redacción Gestión
redacciongestion@diariogestion.com.pe

Lima, 08/04/2022 02:20 p.m. | Actualizado 08/04/2022 02:23 p.m

Para Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham Perú) la pandemia del COVID-19 puso en evidencia la importancia del acceso a Internet en el Perú.

Por ello, “la ratificada Ley N° 29022 (Ley para la Expansión de Infraestructura en Telecomunicaciones) será una pieza clave para reducir la brecha digital y, de esta manera, asegurar la conectividad”, comentó Ana Quintanilla, representante del Comité de Telecomunicaciones de AmCham Perú y gerente de Estrategia Regulatoria en Telefónica, durante su participación en el Foro “Recomendaciones para acelerar la conectividad en el Perú”, organizado por el Comité de Proveedores de Infraestructura Pasiva de AmCham Perú.

En ese sentido, consideró que es necesario reducir la presión sancionadora, ajustar las metas de calidad, y generar incentivos para acelerar la conectividad a través de mecanismos similares a las Obras por Impuestos Sectoriales.

“El MTC ha dado pasos importantes, como el hecho de permitir que hasta el 40% de los pagos por canon se destine a conectividad y a renovación tecnológica. A pesar de ello, hay que considerar los sobrecostos regulatorios que inciden en la operación y que afectan la sostenibilidad. Se necesita una regulación simple y flexible”.

Rafael Muente, presidente de Osiptel, reconoció que aún existen una serie de problemas relacionados a conectividad.

Actualmente, el nivel de acceso a la telefonía móvil está cercano al del acceso de la energía eléctrica, comparado con el año 1994, cuando solo 3 de cada 100 habitantes tenían un teléfono.

“Existen distintos retos desde la perspectiva poblacional, debido a la atomización de esta población (…) necesitamos avanzar en distintos frentes, donde es importante conciliar y buscar objetivos comunes: que las empresas tengan incentivos para ser rentables y que, por otro lado, exista un ordenamiento mínimo que debe ser cumplido por las empresas”.

Según una proyección oficial del Osiptel, la demanda de conectividad en el período 2020-2025 sostendrá o incluso superará el fuerte crecimiento registrado en el período 2015-2020.

De acuerdo con dicha proyección, el número de conexiones de internet móvil en Perú crecerá desde 26 millones en el año 2020 hasta 33 millones en el año 2025, nivel equivalente a una penetración de 95% respecto a la población de 34 millones de habitantes en el país prevista por el INEI para dicho año.

-La normativa-

Por su parte, Carlos Huamán, CEO de DN Consultores, comentó que, durante la última década, hubo aspectos normativos que funcionaron bien, y el sostenimiento de dichas medidas -que impulsaron el crecimiento de la infraestructura de telecomunicaciones-, mejoraría el acceso a los servicios de conectividad digital, y favorecería las condiciones para el desarrollo sostenible y la competitividad del país.

Para Laura Botero, directora regional de Asiet, el Perú no solo necesita una política centrada en la masificación de la conectividad, sino que esta debe estar acompañada de inversión y de normativas que se ajusten a los diferentes modelos de negocio existentes.

Según explicó, “tras las experiencias en Perú, se debe pensar en una política de espectro digital que permita mecanismos de conexión hasta por 20 años”.

En esa línea, la ejecutiva de Asiet dijo que la normatividad se debe revisar de forma integral para evitar que, normas con buenas intenciones, puedan tener un efecto contrario para los usuarios, como la norma de velocidad mínima garantizada.

“Se debe diferenciar la regulación de las zonas urbanas y las rurales, pues los retos de conectividad son distintos y no deben tratarse de la misma forma”, afirmó.

-5G-

A su turno, Sebastián Cabello, CEO de SMC + Digital Public Affairs, indicó que en el Perú el 5G tiene aún una versión incipiente, y que para evolucionar en esta tecnología se requiere de infraestructura acompañada de orden administrativo.

“Las barreras que persisten tanto en Perú como en América Latina son generadas por las autoridades locales, y el desorden administrativo al que se enfrentan los que tienen que instalar infraestructura”, dijo.

Asimismo, precisó que un desafío claro en el Perú es contar con al menos 58,000 sitios para el 2030.